lunes, 30 de junio de 2014

Sireno

Intento sostener mi corazón en su lugar,
Mas choca con cada montaña que corre hacia mí.
Vuela, vuela,  vuela este sentimiento por mi cuerpo,
Las células se quejan por estar alejadas de tí,
Corren en una completo desorden.

... Y la lluvia comienza en este invierno...

Los truenos ensordecen mi mirada,
Y los relámpagos impiden tocarte...

La razón que mantienes, 
Es el porqué me...
Simplemente en lo físico no te puedo...
Me enseñaste lo que era la incondicionalidad,
Y yo confié en tí,
Confié porque eres lo más bello que he conocido,
Y aún sigo pensando así...

Lo más bello...

Mi pequeño sireno...
Es lo más lindo
No quiero pensar en vivir  sin usted,
Sentir su calorcito,
Dale mi abrigo y cariño...

Entregarle la brisa de mi alma,
La suavidad de esta mirada,
Regalarle eternamente mis abrazos,
mi pequeño sireno...

Hasta las nubes y más allá me ha hecho volar,
Con tan solo mi mano tocar,
Incluso llegar a aquel lugar
Donde con los ángeles puedo volar...

Con usted quiero volar,
Mas si usted lo físico quiere,
Este camino tendré que aceptar.

jueves, 15 de mayo de 2014

Mi luz

Luego, cuando el reloj dejaba de hacer tic tac, comenzaba a oírse una melodía llrna de sonrisas, coqueteando con su mirada y sabrosa letra. Aquella hacia alusión a los engranajes del reloj, omitiendo que los engranajes necesitan fuerza para girar eternamente. Pero las leyes de la biología olvidaron eso cuando el pintor sostuvo su saxofón frente al reloj y comenzó a tocar frente a los dorados cristales. Todo se volvió verde, cayendo un eterno manto que quiso cubrir delicadamente al reloj, cobijándolo y entregándole protección.

Aquel reloj comenzó a latir, en un lugar donde los poemas dibujan, y las historias pintan eternas melodías, que se entregan completamente al observador en una danza de hermosas  miradas, mientras él admira su esplendor.

Tu, mi luz, llenas de alegría mi vida, olvidando los problemas, continuando las pinturas que crea tu mirada, la danza de tus labios, poesía de tu sonrisa, haciendo latir nuevamente mi reloj.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Espíritu


A través de la ventana intento recordar el último momento en que nos vimos, en un frío atardecer primaveral, al cual pareciera interminablemente encadenado, pasando a una oscura noche en que uno solo quiere acostarse y descansar.

El espíritu es algo eterno, indestructible e intangible; nos otorga la capacidad de volver nuevamente a la vida terrenal... y, pese a que se deje un envoltorio en este mundo, siempre habrá una energía que nos acompaña, que les une a cada uno con las personas más importantes que han pasado por nuestras vidas terrenales, quienes están cuidándonos, y, pese a no poder conversar directamente con ellos, saben lo que sentimos, saben por lo que pasamos, pero siempre están ahí, por más que uno quiera observarles. Sólo hay que saber cómo conectarse internamente con ellos, canalizar esas energías y olvidarse por un momento de lo físico.

Tengo un espíritu eterno y lleno de amor y, esta brisa, lluvia, atardeceres, seres y vida terrenal debo aprovechar, pues es una oportunidad de evolucionar, elevarse internamente, entregar cariño y disfrutar las cosas que esta naturaleza nos regala, cosas las cuales muchos destruyen, aunque paradójicamente la mayoría 'ama' a las cosas que el dinero compra.

Algún día esas almas se reencuentran en calma, donde la pureza llena cada espacio de su existencia, donde no existen los prejuicios y donde nuevamente se pueden 'tocar'.

Tanto tiempo sin escribir,
ya había olvidado lo que era abrir las alas
y comenzar a sentir correr las palabras como una brisa,
atrapando ideas,
inspirarse en quienes uno quiere,
recordar intensamente momentos vividos
como si lo estuviese viviendo nuevamente.

A veces sirve para reencontrarse con uno mismo.